Es una lesión de los tejidos blandos del cuello como consecuencia de una movimiento súbito e inesperado de la cabeza. Este movimiento tensiona tanto músculos y ligamentos del cuello por encima de su rango normal de movimiento. Los síntomas más frecuentes comprenden el dolor y la rigidez del cuello durante los primeros días posteriores a la lesión, acúfenos, contractura muscular, mareos, inestabilidad, náuseas, alteraciones del sueño, alteraciones del sistema digestivo,…