La hernia de disco constituye un problema muy frecuente en nuestra sociedad. Se produce como consecuencia de la degeneración y deterioro del disco intervertebral, de forma que su núcleo protuye hacia el exterior por diversas causas, como por ejemplo: la práctica deportiva, factores mecánicos, congénitos, laborales, etc. Cuando dicha herniación ejerce presión sobre los nervios espinales de su alrededor(radiculopatía) o directamente en la médula espinal(mielopatía) aparecen los síntomas clásicos como el dolor local, dolor irradiado, impotencia funcional, disfunciones musculoesqueléticas, acortamientos musculares, etc